Un día histórico para todos

~ mayo 26, 2014 ~

Salón del segundo piso“Nos presentó una amiga mientras fumábamos un puro y de pronto descubrimos que teníamos mucho en común, la misma edad, el mismo negocio, el gusto por los habanos…”

Contar a la vez los detalles de la primera conversación, como solo pueden hacerlo los buenos amigos, es una prueba de que no son muchos los obstáculos cuando este vínculo se da por sí solo. Tras dos años de conversaciones y planes, el pasado miércoles se pudo concretar la invitación de Enrique y Odeysis para que el chef Bruno Oteiza –quien viajó junto al también chef Xavier Pérez Stone- compartiera la cocina de La Guarida.

La cena ofrecida este miércoles al Club de Fumadores Puro Humo fue el pretexto para fusionar estilos, en una noche de declaración de intenciones. Los cocineros de La Guarida, acompañados por ambos chefs, prepararon un menú de lujo.

Tapas de fantasía, por su elaboración y presentación (criaturitas de malanga, montadito de anguila y yuca, mejillones con chicharrones, limón asalmonado, tacos de marlín, chicharritas de frijol y chistorras crujientes), iniciaron una ruta de descubrimiento culinario que los invitados agradecieron en varios momentos. Los platos Bacalao Puro Humo, El frágil mundo del Daiquirí, Steak tartar con yema y hongos líquidos y la deconstrucción de los postres tradicionales del restaurante, deleitaron tanto a quienes participaron en su preparación como a quienes los degustaron.

Para Enrique y Odeysis, la posibilidad de ofrecer nuevos matices de la cocina cubana y promover su evolución con otras influencias culinarias ha sido un sueño acariciado por mucho tiempo; pero también constituye un espacio ideal de aprendizaje para todos. “Las nuevas técnicas y la experiencia de nuestros invitados se ha fusionado perfectamente con la cocina y las destrezas del equipo de La Guarida. Queremos transmitir lo mejor que sabemos hacer, que es nuestra cocina, para que la disfruten los amigos, la familia y todos los que lleguen al restaurante”, explica Enrique.

En este rumbo de cambios se dio otro paso importante, pues se presentó el proyecto del nuevo salón de fumadores que estará situado en la propia terraza, donde los amantes del tabaco podrán disfrutar de un espacio privado para degustar sus puros.

Terraza de La GuaridaDe modo excepcional se utilizaron la terraza de La Guarida y el salón del segundo piso para ofrecer una cena de lujo. La decoración de Aire de fiesta supo integrar los valores centenarios del edificio con el carácter del evento. El elegante ambiente que crearon cautivó a invitados y residentes de Concordia 418.

Para el equipo de La Guarida igualmente fue una noche especial. Se prepararon con varios días de antelación, cada uno en su tarea, para lograr una sinergia total en la atención a los socios del Club. Servir al unísono a más de 40 invitados demandó energía, concentración y esfuerzo; pero cada segmento de la cena demostró la calidad y el entrenamiento que todos han alcanzado en el trabajo diario del restaurante. Aplausos y ovaciones lo confirmaron.

Así se dio el banderazo de salida para un nuevo emprendimiento con base en La Guarida. Tal y como afirmó Bruno Oteiza, “esta es una experiencia vital y esperamos que nos permita continuar siendo el uno y el otro, pero también alguien nuevo”.