Sobre el Restaurante La Guarida

Somos una Paladar, nombre popular que tiene su origen en una telenovela brasileña y que en Cuba se utiliza para llamar a los restaurantes privados.

Estamos abiertos desde el 14 de Julio de 1996 en un hermoso palacete de principios del siglo XX, que hoy en día es un edificio multifamiliar, donde en un ambiente único se mezclan la rutina diaria de nuestros vecinos con los trajines propios de un restaurante de lujo.La Guarida, La Habana y su gente.

Brindamos a nuestros clientes la posibilidad de conocer en un mismo sitio una ciudad en tres tiempos; anclada en la historia, marcada por su cotidianidad y esperanzada con su futuro….

El origen

historia2

En el año 1993 los directores de cine Tomas Gutiérrez Alea (Titón) y Juan Carlos Tabío, deciden filmar la película”Fresa y Chocolate”, basada en el libro “El lobo, el bosque y el hombre nuevo” de Senel Paz, en palabras de Titón, se trataba de “Una historia que pretendía motivar a la reflexión sobre la intolerancia, la discrepancia y en resumen, la incomprensión a todo lo que significa ser y pensar diferente”. La película trascendió las fronteras del país siendo nominada a los Premios Oscar como mejor filme extranjero, aclamada por la crítica y el público y logrando innumerables premios internacionales. Por azar de la vida, Titón decidió filmar la película en Concordia # 418, nuestra casa.

Muchas personas se sintieron motivadas a visitar La Habana, después de ver el filme y de una manera u otra siempre lograban encontrar la dirección del sitio donde anhelaban tocar con sus manos, aquel pedacito de la historia del cine, pero al llegar, se encontraban un hogar, como el de cualquier familia cubana y no el sitio barroco, lleno de simbolismos que tenía Diego en su morada, fue así como comprendimos que debíamos hacer algo para “mantener viva la historia” de Fresa y Chocolate y colmar la ilusión de los que buscaban la realidad detrás de la ficción.

Por aquellos años el gobierno cubano decidió legalizar las Paladares, nombre con el que se conocían en Cuba los restaurantes privados, así que decidimos cambiar nuestras profesiones y emprender la aventura, de transformar nuestra casa en una Paladar, inaugurando “La Guarida” el 14 de Julio de 1996.